Wednesday, August 14, 2013

The Sunday Sermon: God can't wait to surprise you (bilingual)

Hello! What a blessing it is to be here with you. Thank you for welcoming me and Laurel so graciously back into the St. Paul’s family. We thank God for you, we thank God for this stunningly beautiful space, we thank God for our incomparable choir. Speaking of which, one of the moments I most look forward to on Sunday mornings is the offertory anthem. It’s like boarding a musical express train to heaven. God and I have a regular rendezvous during those precious minutes.

Except when a baby starts crying. Or someone keeps coughing. Aargh! God zips away.

Have you ever tiptoed into the cathedral during the day when only the docent is around? In the afternoon the purples, blues, and reds of colored light paint the pews. Silence buzzes. My soul sighs, at rest. Jesus sidles up next to me in prayer.

Then the door swings open. Shuffling feet scuff the floor, a plastic water bottle creaks in a backpack, and a smell overtakes me: a homeless man has just come in, and now he’s talking to himself. Aagh!

In our busy lives, it can be so difficult to find a little quiet time with God. What do you feel in those such moments of disturbance? Annoyance? Frustration? Disappointment? Sadness? Surprise!

Get ready, my brothers and sisters, for God to surprise you. Because surprises are something God likes an awful lot.

The Bible, of course, is full of these surprises. It sort of makes you think there’s a pattern here, really. Surprise! You’re giving birth to a child in your 90s, Sarah! Joseph, you’ve just been sold to slave traders, but you’ll soon be pharaoh’s chief of staff! Hey Israelites wandering in the desert, want some bread? Quail? Water? Look David, now that you’ve really worked out the pastoring metaphor by being a shepherd boy, I’m making you king of Israel! Mary, you’ll give birth to the Son of God! Saul, you’ll be my biggest fan! (Oh, and your name’s Paul now.)

Some of such surprises weren’t exactly welcome news. Moses understandably tried his best to avoid being the guy to lead his people out of Egypt. Jeremiah probably wasn’t thrilled with the message of destruction he had to share with those in power. And in today’s reading, Isaiah had to let the priests know their whole temple operation was morally suspect if justice and goodness didn’t follow. That probably wasn’t taken very well either.

But God’s surprises unfold whether we like them or not. Because they’re not up to us. But they are up to good. Which brings me to an important disclaimer: God’s surprises are not the cause of suffering. Because God is not the cause of suffering. God’s surprises often shake us out of our spiritual inertia and direct our gaze to those in need. And this may be annoying, frustrating, disappointing, or sad, but it also is necessary.

Last year a very successful downtown lawyer who attended a nearby affluent Protestant church signed up to be the volunteer coordinator of that church’s homeless ministry program. As you can imagine, she led an extremely busy work and family life. So my friend, a pastor with the church, asked her why she was taking on even more. She replied, “Because I went to the church forum debunking myths about the homeless, and I learned what I could do to help, and I watched this ministry do great things last year, and now I can’t stop noticing homeless people around me. They used to be completely invisible to me. I’d step over them on the way to the office. They just didn’t exist. Now they do for me, and I have to do something to help.” Surprise! Such moments of conversion are often not welcome or even believable to us, but they roll in anyway, they roll over our certainties and our blind spots, and that is that. And we find ourselves coordinating homeless programs.

We are so certain about things, aren’t we? We know where to look for our news, our explanations, our friends, our politics, our security, our God.

Speaking for myself, I am quite sure I know the cause of global warming, why I shouldn’t pass a dollar to that homeless man, who could and who couldn’t possibly understand me, which poverty-fighting nonprofit is just a bandaid solution, which immigration bill would derail the nation, or why persistent diplomacy is the key to peace in the Middle East. I’m even sure that God doesn’t appreciate megachurch praise bands all that much.

But certainty can lead to spiritual lethargy. Our pesky expectations about God, our dearly loved certainties about the world, keep us from noticing that which we are called to do. And that’s when the surprises come. So look out! Get ready. God’s plans for you and for us are beyond our knowledge and our control.

Surprises await: What about the homeless woman at the stoplight as we drive to church? The unwell man talking to himself at coffee hour? The single mom visiting the church with two kids and a crying baby? Oh, what do we pass by, O Lord? Whom would you have us know?

And here are God’s biggest surprises of all: An empty tomb. A wildly holy Spirit. And a Kingdom here, now, around us, complete with babies crying joyfully and homeless men laughing to themselves and much, much suffering.

Suffering in God’s Kingdom. It’s a surprise that we can hardly tolerate. It shouldn’t be. It is a reality we must face together.

When we look down at our hands, when we look around at each other, when we consider the countless ways we have been blessed, we may be surprised to find that together we already have everything we need: To notice God’s surprising work in the world. To join in alongside God’s wild Spirit. To be the people God calls us to be.

Casi No Puede Esperar Dios para Sorprenderle

Para mí ha sido un placer ir conociéndoles a todos ustedes. Espero poder reunirme con ustedes un día de estos para tomar un cafecito o para visitarles en su casa.

Algo que he notado cada semana con personas nuevas es el hecho de sorprenderlas con información imprevista: ésta no es una iglesia católica romana sino una iglesia episcopal (o anglicana). Nos separamos de Roma en el siglo XVI. No tenemos papa, pero sí tenemos obispos. Los sacerdotes pueden casarse, y se permite la ordenación de mujeres al sacerdocio. Nuestra iglesia bendice uniones de personas del mismo sexo. Para nosotros es muy importante que toda persona bautizada sea miembro pleno de nuestra iglesia, lo cual significa que niños, sin importar la edad, están invitados a recibir el pan y el vino del cielo en la Eucaristía. A todas las personas nuevas que hoy nos visitan decimos: bienvenidas sean. Esperamos que gocen de esta sorpresa de Dios.

Prepárense, mis hermanas y hermanos, para tales sorpresas, porque a Dios le encanta sorprendernos.

La Biblia, por supuesto, está repleta de sorpresas. Sara, esposa de Abraham, aunque tiene 90 años, va a tener un hijo. Josef, vendido por sus hermanos a negociantes de esclavos, llegará a ser jefe del gabinete del Faraón de Egipto. Oh, israelitas que andáis por el desierto, ¿os gustarían pan, carne, agua? David, supongo que estás preparado, porque eres pastor de ovejas. Entonces voy a ponerte como rey de los israelitas. Y Saúl, serás mi fanático primero, y tu nombre nuevo es Pablo (del latín paulus, pequeño).

Algunas de estas sorpresas no han causado mucha celebración. Moisés no quería ser guía de los israelitas en su salido de Egipto. Jeremías probablemente no deseaba compartir el mensaje de destrucción con los poderosos de su tiempo. Y en la lectura de hoy, Dios mandó a Isaías declarar que toda la operación del templo era ofensiva a Dios, si de ello no fluyera justicia y bondad. Los sacerdotes no estaban del todo muy felices cuando oyeron esto.

Pero las sorpresas de Dios revelan tanto, gústenos o no. Porque no depende de la voluntad nuestra sino de la voluntad de Dios. Y ahora tengo que recordarles algo muy importante: las sorpresas de Dios no resultan en el sufrimiento. Dios no es causa de sufrimiento. Las sorpresas de Dios a veces les hacen temblar a los poderosos a causa de su inercia espiritual al ver a los que sufren. Tal vez les cuesta mucho este proceso, pero es necesario.

El año pasado una abogada exitosa que asistía a una iglesia se inscribía para ser la coordinadora voluntaria de un programa para las personas sin hogar. Como puede imaginarse, ella andaba muy ocupada en la oficina y en la casa. Así mi amigo, el rector de aquella iglesia le preguntó por qué se había inscrito. Y ella le contestó, “Porque asistí a una clase en esta iglesia que trataba de los mitos sobre los sin hogar, y aprendí como podía ayudarles, veía como seguía el programa durante un año, y ahora no puedo dejar de pensar en ellos. Antes habían sido invisibles para mí. Pasé por encima de ellos en las calles frente a mi oficina. No existían los sin hogar. Pero ahora sé muy bien que existen y tengo que hacer algo para ellos. Sorpresa. A los poderosos les cuestan mucho tales momentos de conversión. Y después se encuentran coordinando programas para los sin hogar.

Pero las sorpresas de Dios no sólo cambian las vidas de los poderosos. Transforman también las vidas de los humildes, como la Santísima Virgen María. Ella, una chica pobre que vivía en un rincón del imperio romano, recibió la sorpresa de su vida: iba a dar a luz al Hijo de Dios, Jesús.

Y las sorpresas de Dios nos esperan a nosotros también. Por ejemplo, quizá ustedes se preguntan ¿qué significa ser miembro de una iglesia? Pero tal vez este conocimiento vino de su experiencia en la iglesia católica romana, donde los feligreses no tenían mucha influencia en la gobernación de la parroquia o no podían participar mucho en la misa. ¡Sorpresa! En la iglesia episcopal, cada parroquia tiene su propio concejo, el cual tiene mucha influencia con el obispo. (Y dígame si usted tiene interés en servir en el consejo de la catedral, porque hace falta una persona que represente la congregación hispana.) A nivel nacional, nuestra iglesia toma decisiones basadas en los votos de los representantes de los feligreses y de los obispos. Todo esto quiere decir que contamos con ustedes para lograr mucho para esta congregación: servir como edecanes, monaguillos, ministros de comunión, coristas, catequistas, y, para los que puedan, patrones financieros para nuestros ministerios. Ustedes son la iglesia, y no es posible ni predicar ni celebrar la comunión ni crear una comunidad ni mantener la luz sin su ayuda. Juntos es nuestro privilegio y nuestra responsabilidad seguir dejando crecer esta congregación, formando líderes cristianos, y alabando a Dios con todo nuestro ser. Estas noticias quizá les van a sorprender, pero sepan que Dios les ha guiado acá y confíen en que las sorpresas de Dios son buenas.

De verdad, los planes de Dios para con ustedes y para nosotros son para más allá de nuestro conocimiento y control.

Y estas son las sorpresas más grandes: una tumba vacía. Un Espíritu Santo y salvaje. Un reino de aquí y ahora, alrededor de nosotros, repleto de alegría y risas y mucho, mucho sufrimiento.

El sufrimiento en el reino de Dios. Es una sorpresa que casi no podemos tolerar. No debe de existir. Pero es una realidad, es un reto, que enfrentamos juntos.

Cuando miramos a nuestras manos, cuando miramos a los miembros de esta congregación, cuando consideramos las muchas maneras que nos ha bendecido Dios, aún a veces también cuando sufrimos, nos sorprendería darnos cuenta de que ya tenemos todo lo que necesitamos para servir y ser servidos por los que están a nuestro lado.

O Señor, guía a nuestras vidas diarias para que hagamos caso a los que Tú quieres que conozcamos, amemos, y sirvamos. ¡Sorpréndenos! Hay tanto trabajo bueno por hacer.

The Rev. Colin Mathewson

No comments: